Antecedentes

La negociación de este Acuerdo se dió en cuatro rondas de negociación, la primera de ellas en enero de 2016 y la última en noviembre de ese mismo año.

Luego de las revisiones legales correspondientes, el mismo fue suscrito el 16 de noviembre de 2018 y actualmente se encuentra en el proceso legal interno para su correspondiente ratificación legislativa. Se  preve que el mismo entre en vigor en el transcurso del segundo semestre de 2019.

Esta herramienta comercial tiene entre sus objetivos la diversificación de los mercados de destino de las exportaciones salvadoreñas, así como la dinamización de los flujos comerciales, de cooperación e inversión entre ambos países.

Mediante este instrumento Bolivia otorga preferencias arancelarias a 259 productos salvadoreños, entre los cuales destacan:

  • Tipalias, camarones, café en grano y molido, atún, confites, jugos de frutas, harina de pescado, medicamentos para uso humano y veterinario, cosméticos, algunos productos de plástico, de papel y de cartón y de la confección, calzado y productos de hierro y acero.

Por su parte El Salvador brinda acceso a su mercado a 250 productos bolivianos, entre los cuales se encuentran:

  • Frutas, flores, hierba mate, medicamentos, pieles y cueros, calzado, vidrio y sus manufacturas, tubos y accesorios de tuberías de plomo, muebles de metal.

El Acuerdo de Alcance Parcial incluye disposiciones relacionadas con la propiedad intelectual, concretamente en lo relativo al reconocimiento de indicaciones geográficas y denominaciones de origen de la Partes.

En ese sentido, Bolivia reconocerá como denominaciones de origen salvadoreñas al:

  • Café Apaneca-Ilamapetec, Chaparro, Jocote San Lorenzo, Loroco San Lorenzo y Bálsamo de El Salvador, así como la indicación geográfica de la Pupusa de Arroz de Olocuilta.

Por su parte, El Salvador reconocerá las denominaciones de origen bolivianas del:

  • Singani, Quinua Real del Altiplano Sur de Bolivia, Ají Chuquisaqueño y Vinos del Valle de Cinti.

Finalmente, el instrumento contiene disposiciones en materia de Cooperación, mediante las cuales Bolivia compartirá sus conocimientos técnicos y experiencias con las instituciones salvadoreñas competentes en temas energéticos y en la comercialización de gas licuado de petróleo (GLP).